AÑADA

2017

El Consejo Regulador de la DOCa Rioja ha otorgado la valoración oficial de ‘MUY BUENA’ a la cosecha de Rioja 2017 que, tras un ciclo vegetativo marcado por la dura helada de abril y por la sequía, ofreció unos resultados muy satisfactorios en calidad. De hecho, algunos vinos de esta cosecha han recibido las más altas puntuaciones de calificación de los últimos años, con valoraciones extraordinarias que destacan su gran potencial para el envejecimiento. En total, 249,57 millones de litros de la cosecha 2017 han obtenido el derecho a la certificación como vinos amparados por la DOCa Rioja (21,60 de blanco, 12,07 de rosado y 215,90 de tinto). La excelente sanidad del viñedo a lo largo del ciclo vegetativo, con total ausencia de plagas o enfermedades de importancia, ha sido una de las características más destacadas de una cosecha cuya vendimia comenzó el 10 de agosto, convirtiéndose en la más temprana de la historia de Rioja. La buena climatología que acompañó el final del ciclo y la mejora de unas expectativas productivas muy mermadas tanto por la sequía como por los efectos de la fuerte helada que afectó a un tercio del viñedo riojano con diferente intensidad, dieron como resultado una cosecha de gran calidad, aunque escasa desde el punto de vista cuantitativo. Entre las características que definen el perfil medio de los vinos de la cosecha 2017 cabe destacar una graduación media ligeramente superior a la del año anterior, así como una interesante diversidad, marcada en gran parte por las ajustadas producciones. Encontramos vinos finos y elegantes, con un complejo y marcado carácter riojano, muy aptos para su crianza en barrica y largo envejecimiento. La valoración de como MUY BUENA de esta añada 2017 es el resultado del riguroso procedimiento de calificación mediante análisis y cata al que han sido sometidas las 4.020 muestras tomadas directamente de los depósitos de las bodegas elaboradoras por los técnicos del Consejo con el objetivo de certificar la calidad de los mismos y determinar así su aptitud para ser comercializados como Rioja. Los requerimientos para superar el examen de calificación se han elevado en los últimos años, incorporándose parámetros más exigentes, con la meta de que Rioja siga manteniéndose como referente de los vinos de calidad.

Excelente evolución del ciclo vegetativo

El viñedo riojano tuvo una favorable evolución en la campaña 2017, en la que ha destacado la extraordinaria situación sanitaria que ha presentado de manera generalizada, tal como indica el informe del Servicio Habilitado de Veedores del Consejo Regulador, que realiza un exhaustivo seguimiento de todas las fases del ciclo vegetativo. Desde el punto de vista climatológico, el año se caracterizó fundamentalmente por la ausencia de precipitaciones y por la helada del día 28 de abril, que afectó de forma general, aunque desigual, a una tercera parte del viñedo de Rioja Alta y Rioja Alavesa principalmente, mermando considerablemente sus expectativas productivas. Sin otros contratiempos dignos de mención, el final del ciclo destacó por disfrutar la región de una gran estabilidad meteorológica, circunstancia muy favorable para la obtención de una cosecha de calidad. El ciclo se desarrolló en fechas adelantadas respecto a lo habitual en Rioja, hasta el punto de que la cosecha 2017 se convirtiera en la más temprana de la historia de esta Denominación. La brotación se inició en la zona más oriental a mediados del mes de marzo, con un adelanto de unos 15 días con respecto al año 2016, discurriendo con normalidad y manteniendo el adelanto con el que comenzó hasta la fecha de la helada. En el resto de la Denominación el ciclo discurrió manteniendo el adelanto inicial. La falta de precipitaciones en el periodo de maduración y días de temperaturas extremas durante el verano aceleraron el proceso madurativo del alcohol, causa probable de que las graduaciones alcohólicas de las uvas fueran ligeramente más altas que la campaña anterior. De manera general, el final del ciclo estuvo caracterizado por una maduración muy lenta, que exigió prestar especial atención a la evolución de la maduración fenólica, ya que inicialmente estaba ligeramente distanciada de la maduración alcohólica. La vendimia empezó en la zona de Rioja Oriental con las variedades blancas más tempranas en una fecha tan inusual en Rioja como el 10 de agosto (tres semanas antes que el año anterior). A finales de agosto, la situación vegetativa de las cepas estaba siendo afectada por la prolongada sequía y calor, pero se recuperó gracias a las lluvias recibidas y pudo continuar así un proceso de maduración necesario para la evolución positiva de la maduración fenólica. Estas buenas condiciones meteorológicas de final de ciclo favorecieron que la vendimia se pudiese desarrollar de forma escalonada y tranquila en cada una de las zonas, lo que unido al excelente trabajo realizado por los viticultores permitió vendimiar cada viñedo con una maduración equilibrada y una sanidad de la uva excelente, así como realizar una más fácil gestión en bodega de la uva recibida. En conclusión, aunque escasa, la cosecha 2017 ha ofrecido vinos con graduaciones alcohólicas ligeramente más altas que la campaña pasada, dotados de muy buena estructura y con alto potencial de envejecimiento, lo que permite definirla como una cosecha de gran calidad.

Calificación final: muy buena

Vino calificado: 249,57 millones litros

Tinto: 215,90 millones de litros

Blanco: 21,60 millones de litros

Rosado: 12,07 millones de litros

AÑADA

2016

MUY BUENA

El Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja ha otorgado la valoración oficial de ‘MUY BUENA’ a la cosecha de Rioja 2016 que, tras una favorable evolución a lo largo de todo el ciclo vegetativo, ofreció unos resultados muy satisfactorios tanto en calidad como en cantidad, con una producción amparada por la Denominación de 315,57 millones de litros. Como cualidades más sobresalientes de la cosecha destacan el gran equilibrio que muestran los vinos entre acidez y grado alcohólico, su calidad aromática y su excelente madurez fenólica, que les proporciona mucha profundidad y persistencia.
Esta valoración de la cosecha como ‘MUY BUENA’ es la nota media obtenida como resultado del riguroso proceso de calificación mediante análisis y cata al que han sido sometidos los 337,33 millones de litros de vino elaborados por las bodegas en la vendimia 2016 y representados por un total de 4.821 muestras tomadas directamente de los depósitos por los técnicos del Consejo. En total, 315,57 millones de litros de la cosecha 2016 (23,01 de blanco, 14,62 de rosado y 277,94 de tinto) han obtenido el derecho a la certificación como vinos amparados por la D.O Ca. Rioja. Aunque los parámetros cualitativos de la cosecha 2016 son superiores a los de la cosecha anterior, ambas han recibido la misma calificación.
De acuerdo con el informe del Servicio Habilitado de Veedores del Consejo Regulador, que realiza un exhaustivo seguimiento de todas las fases del ciclo, en general la climatología favoreció la correcta evolución del estado vegetativo del viñedo y la ausencia de plagas o enfermedades de importancia, lo cual permitió que el estado sanitario de la uva fuera excelente hasta el final de la vendimia. Una vendimia 2016 que resultó sorprendente por su prolongado desarrollo a lo largo de dos meses, por la buena climatología que la acompañó y por el incremento de las expectativas productivas que había tras un ciclo marcado por la sequía y altas temperaturas del verano. La intensificación de los controles productivos por parte del Consejo Regulador con el objetivo de optimizar la calidad ha sido otra de las particularidades de la campaña.
Entre las características que definen el perfil medio de los vinos de la cosecha 2016, cuya graduación media es de 13,440 frente a los 14,150 del año anterior, cabe destacar el gran equilibrio que muestran entre la acidez y el grado alcohólico, lo que les proporciona frescura al tiempo que madurez fenólica, una dualidad muy excitante. Además de su intensidad y calidad aromática, esa excelente madurez fenólica alcanzada por la uva se percibe en la suavidad y redondez del tanino en boca, resultando vinos de mucha profundidad y persistencia.

Calificación final: MUY BUENA

Vino calificado: 315,57 millones litros

Tinto: 277,94 millones de litros

Blanco: 23,01 millones de litros

Rosado: 14,62 millones de litros

AÑADA

2015

MUY BUENA

El Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja ha otorgado la valoración oficial de ‘MUY BUENA’ a la cosecha 2015, que tuvo la particularidad de ser la más temprana de la historia de Rioja y que ofreció unos resultados muy satisfactorios tanto en calidad como en cantidad, con una producción total de 319 millones de litros de vino, en los que cabría destacar como cualidades más sobresalientes la frescura y elegancia, junto a su notable aptitud para la crianza. Esta valoración es la nota media obtenida como resultado del riguroso proceso de calificación que han debido superar las 4.454 muestras tomadas directamente de los depósitos de elaboración de las bodegas por los técnicos del Consejo y que han sido sometidas a análisis químico y organoléptico. Finalmente han sido calificados 298,48 millones litros (16,62 de blanco, 13,62 de rosado y 268,24 de tinto), obteniendo así el derecho a la certificación como vinos amparados por la D.O Ca. Rioja, lo que representa para los consumidores una garantía de calidad.

La buena climatología, que durante todo el ciclo había favorecido un excelente estado vegetativo y sanitario del viñedo, con ausencia de plagas o enfermedades de importancia, también permitió que se alcanzara un correcto equilibrio madurativo en todos los viñedos, a lo que contribuyó decisivamente un mes de septiembre excepcionalmente favorable para la calidad. Una de las particularidades destacadas de la vendimia 2015 fue su desarrollo prácticamente simultáneo en todo el territorio de la Denominación, concentrándose el grueso de la misma en unas cuatro semanas, cuando tradicionalmente la vendimia en Rioja se prolonga casi dos meses. La festividad de la Virgen del Pilar el 12 de octubre representa tradicionalmente el momento de apogeo de la vendimia, pero este año se había recolectado ya para esa fecha casi la totalidad de la cosecha, que en su conjunto ofreció uvas de gran calidad, caracterizadas por un perfecto estado sanitario y parámetros analíticos muy adecuados para la elaboración de excelentes vinos. Ha destacado especialmente la alta calidad de los vinos procedentes de viñedos situados en zonas más frescas y de vigor moderado, con carga productiva ajustada.

Comparativamente con la cosecha anterior, han ofrecido resultados más sobresalientes los vinos tintos, cuya graduación alcohólica media (14,15º) ha sido ligeramente superior a la habitual. Entre las características que definen el perfil medio de los vinos tintos de la cosecha 2015 cabría señalar que poseen una carga frutal intensa, propia de su buena maduración, así como unos taninos muy elegantes, que muestran en muchos casos una suavidad excepcional. En general nos encontramos ante vinos tintos de gran complejidad aromática, que destacan por su finura y elegancia, bien acompañada por un equilibrio muy bueno y una estructura que les dota de unas condiciones notables para envejecer. La superficie total de viñedo productivo en la vendimia 2015 ha sido de 61.870 hectáreas, 334 más que en la cosecha anterior. De ese total, 57.861 hectáreas corresponden a variedades tintas, de las que se ha obtenido una producción amparada de 392,98 millones de kg, y 4.009 hectáreas a variedades blancas, cuya producción amparada ha sido de 33,72 millones de kg. Esta producción resulta algo superior a la del pasado año, pero es inferior a la que teóricamente hubiera sido amparable alcanzando los rendimientos máximos por hectárea autorizados para esta campaña (6.955 kg/ha para uvas tintas y 9.360 kg/ha para blancas).

Calificación final: MUY BUENA

Vino calificado: 298,48 millones litros

Tinto: 268,24 millones de litros

Blanco: 16,62 millones de litros

Rosado: 13,62 millones de litros

AÑADA

2014

BUENA

El Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja ha otorgado la valoración oficial de ‘BUENA’ a la cosecha 2014, que ha ofrecido unos resultados mejores a los de la anterior campaña tanto cuantitativa como cualitativamente. Tras un ciclo vegetativo con una climatología muy favorable, el viñedo riojano presentaba una excelente situación vegetativa y sanitaria al final del envero, con expectativas de una gran cosecha en cantidad y calidad que la adversa climatología que acompañó la vendimia solo permitió culminar en parte.
En buena medida puede decirse que tales expectativas se han cumplido, y así lo refleja la calificación como ‘BUENA’ dada la heterogeneidad de vinos que ha ofrecido el conjunto de la cosecha, con un porcentaje importante de vinos de alta calidad para atender las necesidades de las categorías de vinos criados. Especialmente destacable resulta la excelente calidad de los vinos blancos y rosados de esta cosecha, tal como han destacado unánimemente los 140 integrantes del Panel de Cata del Consejo.
El Consejo Regulador comunicaba el día 21 de octubre el cierre oficial de una vendimia cuyas primeras uvas se cortaron el 30 de agosto en la localidad más oriental de la Denominación, Alfaro, desarrollándose lentamente y con normalidad hasta la primera semana de octubre, fechas en las que tradicionalmente se produce el apogeo de la vendimia en Rioja. En este periodo se recolectaron más de 300 millones de Kg. de uva, que entraron en bodega en excelentes condiciones sanitarias. El último tercio de la vendimia estuvo condicionado por una climatología desfavorable, que exigió a los viticultores riojanos demostrar una vez más su buena preparación para afrontar estas situaciones y obtener lo mejor de cada explotación mediante una vendimia selectiva. Los efectos negativos se vieron minimizados en buena parte de los viñedos que habían recibido los tratamientos adecuados, como aclareo de racimos, deshojado, etc.
La superficie total de viñedo productivo en la cosecha 2014 ha sido de 61.645 hectáreas, doscientas menos que en la cosecha anterior. De ese total, 57.761 hectáreas corresponden a variedades tintas, de las que se ha obtenido una producción de 398 millones de Kg., y 3.884 hectáreas a variedades blancas, cuya producción ha sido de 36 millones de Kg. Esta producción se corresponde con el potencial productivo que tiene actualmente la D.O. Ca. Rioja en función de la limitación de rendimientos máximos por hectárea fijados para esta campaña.

 

Calificación final: BUENA

Vino calificado: 293,52 millones litros

Tinto: 258,15 millones de litros

Blanco: 20,37 millones de litros

Rosado: 14,99 millones de litros

Nuestras Bodegas